Fundació Mona

Antes de que M llegara a nuestras vidas, teníamos la mirada fija en todo lo que estaba lejos de nuestro hogar. Con su llegada eso cambio. No sé si por comodidad, por pereza o simplemente porque sí. Pero podemos decir que su llegada y su posterior obsesión por los monos hizo que acabáramos encontrando Fundació Mona.

Desde ya os digo que nosotros no somos para nada pro-zoológicos y creemos que los animales donde deben estar es en su hábitat. Pero Fundació mona, precisamente da respuesta a esos casos en los que el daño ya está hecho y la incorporación a la vida salvaje es imposible.


A tener en cuenta

Si queréis visitar la Fundació Mona lo primero que tenéis que saber es que NO es un parque de atracciones, NO es un zoológico y que NO podéis ir allí sin previo aviso. Tenéis que llamar o enviar un correo para poneros en contacto con ellos y concretar día de visita. Desde su página web recomiendan hacerlo con un mes de antelación.


Las visitas

Podréis ver en su web que ofrecen tres tipos de visitas, una de ellas destinada a escuelas. Otra para grupos de adultos y la otra para grupos con niños. M era pequeño cuando fuimos y nos recomendaron hacer la de adultos, así que volveremos cuando sea un poco más grande para hacer la visita “Chimpática”, recomendada para niños de entre 4 y 10 años.

La diferencia entre una y la otra está en el precio y la duración. La chimpática, supone dos euros más (9€) y un rato más de visita, ya que incluye un taller en el que los niños podrán preparar algún juego con comida para los primates.

Puntualizar que todo el dinero va destinado a la conservación de la fundación.


Nuestra experiencia

Nosotros fuimos a la Fundació Mona en familia, nuestra guía fue Arantxa y fue magnifica. Un lugar así acompañado por una persona como ella te garantiza éxito seguro. Esa chica siente el trabajo que hace y supo plasmarlo en todos y cada uno de los presentes. Dio respuesta a todas nuestras preguntas y fue muy ameno escucharla.

Recuerdo las sonrisas de satisfacción de todos y cada uno de los miembros de mi familia, recuerdo que los que venían de más lejos (Tarragona) nos dieron las gracias por haber organizado esa salida. Valió mucho pero que mucho la pena. Te haces la historia de todos y cada uno de esos chimpancés un poco tuya y por lo tanto te los llevas a todos a casa.


¿Como colaborar?

Existen que nosotros sepamos, cuatro maneras básicas de ayudar a la fundación y a sus chimpancés.

Yendo de visita: Así es chicos, solo con ir allí y ver lo que la fundación está haciendo aportáis vuestro granito de arena con la compra de la entrada.

Comprando sus productos: Podéis hacerlo allí cuando vayáis de visita o entrando a su tienda online.

Apadrinando: Creo recordar que hay la posibilidad de aportar distintas cantidades al mes. Además los padrinos, tienen acceso gratuito a las instalaciones.

Haciéndote voluntario: Si no recuerdo mal, nos dijeron que pedían un tiempo mínimo de voluntariado pero para más información no dudéis en poneros en contacto con ellos. Os atenderán encantados.

Difundiendo: Dando a conocer el proyecto en general. Compartiendo su Instagram, esta entrada, el boca a boca… ¡todo cuenta!

Como veis, echar una mano está al alcance de todos y os aseguro que vale muchísimo la pena.


Espero que esta entrada os haya descubierto un lugar increíble. Y si ya lo conocíais, que os haya animado a ir por primera vez o a repetir.

Por último, queremos recordaros que podéis suscribiros al blog para estar al tanto de muchas más entradas como esta. Nos podéis encontrar también en Instagram y Facebook.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *