Hipersexualización

Hipersexualización Infantil.

Creo que no es un secreto para nadie que vivimos con prisas. El día a día, la rutina, las ganas de… Todo nos acaba llevando a la prisa. Y las prisas no son buenas. Sobre todo, si las acabamos proyectando en nuestras hijas.

Basta con darse una vuelta por una tienda de ropa infantil para darse cuenta de las ganas de crecer que esconden muchas de sus prendas. Crop tops, tacones, sujetadores talla 10 años con relleno, partes de arriba de bikini desde los 0… Y sí, seguro que es muy gracioso ver a una niña con un bikini, pero… ¿Dónde empieza la sexualización del cuerpo femenino? Porque para mí empieza ahí.

Enseñamos a las niñas que ellas si tienen algo que esconder, y ese algo debe ser grande, los crop tops (por desgracia) siguen unidos a vientre plano y los shorts deben ser cortos, lo suficiente como para ser sexy. Aunque ya me perdonaréis, yo me niego a encontrar sentido alguno a cualquier frase que ligue el concepto sexy con niña o infancia. Gusta ver a las niñas como mujercitas e irremediablemente, bajo mi punto de vista les robamos infancia.

Los cánones de belleza y estereotipos empiezan cada vez más pronto y con ellos los complejos, las inseguridades y los “no me quiero”. Hay niñas de diez y nueve años ingresadas por trastornos alimentarios y una niña de esa edad no debería siquiera conocer la palabra “calorías”, “talla” o “dieta”.

Soy fiel defensora de que el cambio que como sociedad necesitamos viene desde abajo, desde los niños que mañana serán adultos. Por esa razón veo necesario llenarlos de recursos, de aprendizajes, de autoestima, de espíritu crítico, de juego y de infancia.

Llamarme alarmista si queréis, pero dar herramientas a las niñas se ha convertido en una necesidad social.


Si te ha gustado no olvides compartir. Los comentarios son de agradecer así que ¡anímate!

Recuerda que puedes encontrarme en instagram. Y saber un poco más de mi aquí. Además, tienes la opción se suscribirte al blog y no perderte nada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *